Los problemas de tráfico e internet, la excesiva seguridad y, sobre todo, el gasto público son los problemas de los británicos ante los JJOO

publicidad