Ruth Beitia, merecidísima campeona olímpica a los 37 años

Si algo nos demuestran los Juegos Olímpicos es que con esfuerzo, trabajo y dedicación puedes conseguir la meta que te propongas en la vida, por alta que sea. De ello puede dar constancia Ruth Beitia, flamante campeona olímpica en salto de altura a sus 37 años. El testigo, el cielo de Río con una luna llena que a punto estuvo de tocar con sus dedos en el salto que le dio la medalla de oro.