publicidad

Cuatro años antes de los JJOO de Río, los ingleses tuvieron la picardía de instalar el beach-volley en el corazón de Londres, con jugadoras en bikinis.